Archivo de la etiqueta: tienda on-line

Web no! ya tengo mi página en Facebook…

Un amigo y colega me hablaba hace unos días sobre este asunto, el me comentaba que su target de clientes, son pequeños negocios a la calle que por lo general venden productos físicos. Ante las ofertas de desarrollar una web para tales negocios se suele encontrar con la respuesta ya tengo una página en Facebook. Resulta razonable a primera vista que un negocio chico no invierta en contar con su propia página web. De más está decir que uno debe adecuar la oferta que le haga a uno de estos negocios, los cuales no pueden pagar desarrollos propios sino que más bien conviene ofrecerles enlatados customizados para su marca o negocio o como hacen algunos desarrolladores, módulos de mini-sitios creados por autor independiente pero plantillados de manera tal que su coste baje sensiblemente hasta un 400 % menos. La página en Facebook aparenta dar muchas ventajas pero no son reales las mismas. Analicemos un poco las causas. Sucede que los que tienen un gran éxito en Facebook por lo general invierten muchas horas en esto, es decir… volvemos al mismo problema, negocio chico, publica 3 o 4 ofertas por semana con suerte y espera que eso le rinda lo mismo que una web, o peor aún paga una web y los dos primeros meses le sube 10 productos y 5 novedades y espera a ver qué pasa… y claro así, no pasará nada… Es que debemos tener en cuenta que sea en Facebook o donde sea, nuestra página se enfrenta a una competencia de millones y si no hacemos lo imposible para que le quede claro a los buscadores y a los usuarios donde está ubicado nuestro negocio y que ofrecemos exactamente y si no renovamos las ofertas, el cliente se lo lleva otro. Contar con una web independiente, muestra, aunque podría no ser cierto, más profesionalidad, más solvencia, más seriedad de parte del comerciante. La página de Facebook te muestra a vos y a tu negocio como un micro-emprendedor de ferias o ventas persona a persona. Esto no tiene nada de malo si tu negocio es un micro-emprendimiento o si hacés la venta persona a persona como por ejemplo las ventas de cosméticos, ollas, macetas, etc. Si en cambio tu negocio es una pequeña tienda con local a la calle, con la paginita de Facebook sola no alcanza y a largo plazo eso terminará influyendo en los precios y cantidades que puedas comerciar. De más está decir que el emprender tu propia web tendrá que sea algo bien pensado y organizado, porque si vas a tener un espacio muerto en internet, más vale usar el de Facebook que no te representa inversión alguna. Desventajas de usar sólo la página de Facebook para tu pequeño negocio. 1. Resistencia del usuario a la publicidad Facebook es fundamentalmente una herramienta para la interacción social. La publicidad no es muy bienvenida. Y esto ¿por qué?, porque a Facebook la gente entra a chusmear, a encontrarse con personas que hace mucho no ve o bien a chatear y armar encuentros, a compartir, todas cuestiones de relaciones humanas donde cualquier anuncio es ignorado no por mala predisposición sino porque se está haciendo otra cosa… Preguntate si recordás que publicidad o que había en esa página que le diste me gusta porque conocés a la persona y le diste me gusta por ser “buena onda” pero no le dedicaste ni 15 segundos a ver que vende… Hacete otra pregunta, ¿Cuándo fue la última vez que compraste algo que te ofertaran en una página de Facebook, y me refiero a esas páginas que no se puede hacer clic para ampliar a una web donde esté el producto en oferta, sino a la página sola de Facebook, y en el mismo sentido cuando fue la última vez que compraste o consultaste un precio de una web o de una oferta que estaba en Facebook pero te llevó a una página web del comercio que lo vendía? Si el que ofrece un producto solo está en Facebook, el consumidor no tiene ninguna garantía ni seguridad de nada, al menos aquí en Argentina, si querés vender algo por internet tenés que publicar el QR Code de la AFIP que indica los datos de este comercio que ofrece el producto. Yo he comprado muchas cosas por internet pero siempre en tiendas virtuales de negocios establecidos, donde la compra se hace desde su página web independiente y no por una consulta por chat de Facebook. Puede que quien ofrece el producto en una página de Facebook sea mucho más responsable que el que ofrece ese mismo en la web pero si no conocemos nada del proveedor, naturalmente, nos dará más seguridad y garantía, un negocio inscripto y con su propia web que alguna persona vendiendo a través de Facebook. 2. Gran esfuerzo El diálogo directo con el cliente en Facebook conlleva un gran esfuerzo, puesto que los contenidos deben ser relevantes y hay que actualizarlos constantemente. Sucede con Facebook, con las páginas en Facebook, que nadie las apunta a sus marcadores por ejemplo, porque como está en Facebook ni hace falta, se supone, luego cuando lo buscás, le diste me gusta a tanta gente que ni sabés dónde está esa página, con lo cual de parte del comercio que quiere vender con su página de Facebook está la tediosa tarea de publicar como mínimo una vez a la semana nuevas ofertas, aunque de nuevas no tengan nada… con lo que esto conlleva… porque esto sucedió con los e-mails, llegaban tantas publicidades por e-mail que ya nadie los recibe y van a parar a la bandeja spam y en Facebook pasa algo parecido, ya que cuando alguien oferta demasiado o publica demasiado el comportamiento más común del usuario es marcarlo y usar la opción no quiero recibir más novedades de este contacto, y ya, todo el esfuerzo, al aire… Por otra parte por la dinámica propia de Facebook si no estás publicando más o menos seguido, no te ve nadie… En definitiva lo que termina pasando es que si querías comprar algo, y no sabés donde ir, te vas a google ponés lo que buscás y como las búsquedas se relacionan con tu posición física en el momento de buscar, te salen los negocios que están cerca, ves la web del comercio y si no compraste on-line porque por ejemplo eran zapatos y más vale probarlos, vas hasta el negocio y comprás. Esto pasa con el vecino como con el turista, tener una web y psoicionarla en google da estas ventajas. Y esa venta que el comerciante quizás ni se entere donde comenzó, se inició en tu búsqueda en google de un negocio cercano para ese tipo de productos, y lógicamente, el buscador te muestra resultados de webs de comercios. Para comprende más fácil de que hablo, podés hacer lo siguiente, escribí en google, bing o yahoo, desde tu teléfono, Tablet o notebook la palabra zapatos, ahora contame cuantas páginas web muestra y cuantas páginas en Facebook muestra… Conclusión: si sólo estás en Facebook las ventas que vienen de potenciales clientes que consultan desde el hotel donde están parando, o antes de salir del trabajo o antes de salir de casa donde comprarse zapatos por dar un ejemplo, te los perdés seguro!

Marcelo Zamora, 24 de septiembre de 2014