Archivo de la categoría: Modelo de negocio

La web sola no alcanza…

[caption id="attachment_807" align="aligncenter" width="570"]La web sola no alcanza... Por Marcelo Zamora La web sola no alcanza...[/caption] Para que tu web rinda su frutos... necesita mucho trabajo. Quienes trabajamos en esta área a diario sabemos perfectamente que con solo publicar una web el emprendedor, o negocio no pasará automáticamente a ser conocido, ni sus productos o servicios al instante serán un éxito en ventas o solicitudes de presupuesto. Sin embargo, aunque a los ya experimentados, nos parezca un tanto raro, para el lego en estas cosas, la fantasía es esa, ahora pago para que me hagan una web, cuanto más bonita mejor y listo, ya estamos! Nadie cree razonablemente que con una sola vez que pase una publicidad de su servicio o producto por TV, radio o salga publicado una sola vez en un medio gráfico ya obtendrá resultados satisfactorios… Sin embargo, una gran mayoría cree o supone que con cargar una web nueva, ya está, y que eso le asegurará un incremento a su negocio o emprendimiento. Es importante que el cliente que encarga un desarrollo conozca algunas cuestiones para que luego no sienta que la inversión ha sido en vano. La web es un medio, una herramienta, que utilizada con inteligencia y profesionalismo, genera mucho más de lo que uno pueda imaginar antes de emplearla. Sin embargo debemos comprender con toda claridad que así como una pala no cava sola un pozo, tampoco una web trae por si sola clientes… Sabemos en otros ámbitos de la vida que una herramienta, cualquier que sea, debe ser la adecuada y pensada para la tarea que necesitamos realizar. ¿Acaso un cuchillo sin filo sería útil a un carnicero?, o ¿un estetoscopio sería adecuado para hallar un corto-circuito en un televisor? Así de clara tiene que ser nuestra concepción sobre que web necesitamos, para que la necesitamos y que contenidos y estrategias de comunicación debemos aplicar para que esta web, esta herramienta, sea la adecuada para el objetivo que perseguimos… Por eso siempre necesitaremos a la hora de publicar en internet el mejor asesoramiento para no malgastar nuestros recursos y frustrarnos. Como estrategia de publicidad la web por si sola, no es la herramienta más indicada pero si es un basamento fundamental y necesario sin el cuál ninguna acción de publicidad en internet nos rendirá lo que esperamos. Los publicistas conocen muy bien lo que se denomina posicionamiento de marca. El marketing digital es hoy una herramienta se uso necesario y no ya algo que hacen sólo las grandes empresas. Debemos captar la atención de aquellas personas, empresas, profesionales, instituciones que serían nuestros clientes o audiencia en caso de conocer nuestro producto o servicio. Y debemos mantener un vínculo con estas para que las oportunidades de hacer negocios se hagan palpables, de otra manera, no pasará nada… Por eso cuando montamos una web, debemos acompañar esta empresa, con otras tareas que se suelen desestimar pero que naturalmente son tan fundamentales como la web misma. Hablamos de planeamiento de los contenidos, publicidad, redes sociales y mailing como acciones indispensables. Por eso la recomendación es, si vamos a confiar el armado de una web, busquemos quien nos ofrezca el servicio post-venta, ya no pensado como un service por las dudas que algo sale mal solamente, sino y fundamentalmente, esa experiencia del desarrollador y sus colaboradores que puedan ofrecernos las herramientas y servicios que posibiliten hacer en el tiempo que nuestra web no sea sólo una bonita tarjeta de negocio nunca entregada a nadie, sino un instrumento de publicidad que mes a mes, atraiga con diversas políticas de difusión y actualización a potenciales clientes.

Marcelo Zamora para Grupo ES 27 de Julio de 2013

Montar un negocio en Internet.

Montar un negocio en Internet

En este artículo vamos a exponer aquellas cuestiones legales que, necesariamente, habrá de considerar todo aquel que pretenda montar un negocio en Internet, analizando nada más las propias y exclusivas del particular mundo que es La Red. No obstante lo anterior, se advierte que las líneas que siguen son sólo una introducción somera y superficial, pero que podrían muy bien ayudar al futuro emprendedor en el sentido de aquello que tendrá que prever en su nueva andadura, por lo menos desde un punto de vista legal.

Nombre de dominio.

Por tal se entienden – a modo de ejemplo y con afán meramente pedagógico y no técnico – los populares “.com” ( o “.org”; “.net”, “es”, etc ). Una cautela importante a tener en cuenta es comprobar primero si el que deseamos coincide o no con alguna marca comercial de algún tercero, pues en tal caso es posible que podamos tener problemas en un futuro, ya que su titular es posible que estime que se está llevando a cabo una política – por parte nuestra – de competencia desleal en cuanto al uso de dicho nombre de dominio.

Otro consejo importante es, en el caso de haberlo elegido correctamente, registrar dicho nombre de dominio no sólo con la extensión adecuada – por ejemplo, la “.com” – sino en algunas más – por ejemplo, las “.net” y “.org” -, evitando así que si nuestro negocio fructifica de una forma importante en Internet, haya otra persona que con un afán meramente especulativo y aprovechando el esfuerzo nuestro, intente sacarle rentabilidad a ello, compitiendo con nosotros, o incluso creando una mala imagen de nuestro producto.

En el supuesto de que deseásemos un “.es”, hay que saber que el mismo está regulado por la legislación española existente a tal efecto, y ello significa, entre otras cosas, que nos exigirá el Estado una serie de requisitos ( en los “.com” sólo se nos solicita el pago del registro y que el mismo no esté ya registrado por otra persona ), como por ejemplo, que coincida – en su caso – con una marca comercial de la que seamos titular. Ello lo motiva el intentar evitar que cualquiera pueda poseer un “.es” sin poseer algún derecho sobre el mismo, intentando así, en la manera de lo posible, ahuyentar a los meros especuladores y/o registradores de mala fe.

Para el caso de que nuestro nombre de domino ya esté registrado por alguien, y consideremos que poseemos más derechos que él, caben dos posibilidades : 1) acudir a la vía judicial ( actualmente, como es tradicional, puede eternizarse, aparte de ser cara ), o 2) acudir al denominado Arbitraje de la OMPI, el cual permite, a través del correo electrónico, y prácticamente todo el procedimiento por dicha vía, obtener una resolución final, emanada desde Suiza y ejecutable en todos los servidores, con la enorme ventaja de que dichos procedimientos no suelen durar más de 3 meses ( Nota : OMPI = Organización Mundial de la Propiedad Intelectual, organismo dependiente de la Organización de las Naciones Unidas ).

Otro aspecto a tener en cuenta, y novedoso en nuestra legislación, es el referente a la obligatoriedad de dejar constancia en el Registro Mercantil de la existencia del nombre de dominio, aunque por haberse tratado dicho aspecto de modo monográfico en otro artículo anterior a éste, no profundizaremos más en ello, salvo decir que el plazo mencionado es – como regla general, aunque hay excepciones - de un mes, y que los profesionales autónomos no están – en principio – obligados a llevar a cabo tal inscripción.

Diseño y elaboración del sitio web.

Por desgracia existe muy poca gente que conozca lo que a continuación vamos a comentar : Si yo, por ejemplo, contrato con alguien la construcción de mi página web o portal, dicha obra, el sito web, los derechos de propiedad intelectual generados una vez se termine el encargo, son de aquella persona física o empresa que lo realizó. Dicho con otras palabras más simples : Encargo un sitio, y salvo acuerdo en contra, el titular de dichos derecho no soy yo, sino esa otra persona, lo cual efectos prácticos puede generar reclamaciones futuras en cuanto al mismo, llegándose incluso a poder paralizar un web site por no haber previsto dicha eventualidad.

 

No son raros los casos en los que habiéndose encargado la creación de un portal, hay discrepancias sobre la calidad del trabajo, o el plazo o tardanza en su terminación, y deciden romper el vínculo, pero a partir de ahí, la persona a la que se le encargó dicho trabajo comienza a reclamar sus derechos sobre dicha obra, con lo cual, al cliente, sólo le queda la alternativa de que si contrata a otra persona, comenzar desde cero a crear el portal, pues no puede, legalmente hablando, disponer de lo que antes se había hecho y quedado a mitad. La excepción a ello es el caso en el cual quien realiza el trabajo es un empleado nuestro contratado específicamente para tal fin y así expresamente indicado en su contrato de trabajo.

Lo más práctico, sensato e inteligente, es reflejar por escrito, en el contrato correspondiente, que la persona a la cual se encarga la realización del sitio web, renuncia a cualquier tipo de derecho sobre el mismo, amén de indicarse también plazos de entrega, régimen de responsabilidades, qué ocurre con los incumplimientos, y muchas más cuestiones, que al ser tantas excederían con creces los limites y pretensiones de estas letras, exigiendo un artículo monográfico sobre ello.

Contratación en La Red.

En España, y cada vez más en otros países de nuestro entorno, todo aquello referido al cómo se desarrolla la contratación a través de Internet, comienza a estar más y más regulado, no siendo nuestro país una excepción. Es por ello que habrá que conocer – y utilizar – qué cláusulas son de obligada incorporación en los formularios de contratación correspondientes, pero no sólo al final de la misma, sino antes de ella, durante, y después.

No está de más tampoco poder, para el caso de alguna eventual disputa en cuanto a ello, cómo podremos probar cuál fue el contenido de los contratos que teníamos en La Red en relación a nuestros clientes, pues de ello dependerá o no el evitar – o sufrir – sanciones tan elevadas que pueden llegar a 300.000 euros.

Una forma de probanza del contenido de nuestros contratos podía ser el uso de firma electrónica incorporada en el servidor que usemos para alojar nuestra página, con utilidades de firma electrónica que permitan – pues no todas lo facilitan o proporcionan -, entre otras cosas, un archivo digital del contenido de lo acontecido durante la contratación, aparte del momento exacto en el cual la misma tuvo lugar. Como anécdota, baste decir que el Real Decreto Ley español que regula la firma electrónica, equipara uno de sus tipos – la denominada avanzada – a la firma manuscrita tradicional, con lo cual, es claro a qué ventajas nos estamos refiriendo con su uso.

No obstante, si no se desea usar firma electrónica, se puede también recurrir a un método no tan técnico, pero que también nos puede salvar de un apuro. Consiste en contratar los servicios de un notario, al cual le encargaríamos que, de forma esporádica, y sin previo aviso, visite las páginas de nuestra web, plasmando el contenido de los formularios de contratación en la correspondiente acta. La finalidad de ello es que, en caso de litigo, el notario podrá demostrar cuál era el contenido en determinados días, y como lo hará de forma aleatoria y sin previo aviso, la presunción de que dicho contenido era el cierto y auténtico, cobrará así más valor y fuerza probatorios.

Publicidad.

Desde exactamente el 12 octubre de 2002, está radical y totalmente prohibido en nuestro país el envío de publicidad vía e-mail que previamente no hubiese sido solicitada o autorizada por el destinatario de la misma, lo cual quiere decir, que en caso de contravención – con base para ello en la Ley 34/2002, también llamada de Comercio Electrónico – podremos ser objeto de enormes y severísimas sanciones, pudiendo llegar las mismas a la suma de 600.000 euros en casos especiales, o en su grado mínimo, situarse en 30.000 euros.

Por lo anterior es claro que el recurrir a las archifamosas listas de correo electrónico, vendibles con facilidad por Internet, con la intención de efectuar Spam a través de ellas ( envío indiscriminado de publicidad con dichas listas, sin consentimiento previo del destinatario ) está radicalmente prohibido ( al margen de su inutilidad según los expertos en marketing ).

Otra cuestión a tener en cuenta es que en el envío de dicha publicidad vía e-mail, habrá de incorporar al comienzo de las mismas las palabra “publicidad”, amén de otros requisitos contemplados en la norma comentada.

Protección de datos.

Aunque este es un tema un tanto desconocido – incluso entre la mayoría de los propios abogados -, es realmente una parcela de vital importancia, pues al igual que con lo anterior, podrían derivarse sanciones extremadamente altas en caso de que nos incoase la Agencia de Protección de Datos un expediente sancionador.

Como primer dato a tener en cuenta está el de que siempre que poseamos datos de carácter personal de terceras personas – se excluyen por tanto las personas jurídicas – nos incumben determinadas obligaciones, siendo las básicas y más importanes : 1 ) Inscribir el – o los – fichero correspondiente en el Registro General de Protección de Datos, sito en Madrid ; 2 ) Elaborar el llamado Documento de Seguridad ( no hace falta inscribirlo ni registrarlo ); 3 ) Aplicar el documento de seguridad ; 4 ) ( en su caso ) Llevar a cabo auditorias antes de 2 años, de forma periódica, las cuales pueden ser externas ( realizadas por nosotros mismos o nuestra empresa ) o externas ( por una empresa o profesional externo, no vinculado a nosotros, y que se dedique a estos menesteres como tal ); 5 ) Adaptar la web y los mecanismos de funcionamiento de la misma a lo previsto en la Ley Orgánica de Protección de Datos, lo cual supone y exige, entre otras cosas, advertir al usuario del cual tengamos sus datos, que le asisten los derechos llamados de acceso, rectificación, oposición y cancelación en cuanto a los mismos, cómo ejercitar dichos derechos, ante dónde y de qué manera, etc.

Como vemos, y siempre desde un punto de vista estrictamente jurídico, son varios los aspectos a considerar a la hora de introducirnos con un negocio en Internet, siendo más que aconsejable no descuidar ninguno de ellos, sopena de naufragar al primer intento en las inconmensurables aguas de La Red.

Autor: Proteccion Legal www.webtaller.com

Optar por el modelo de negocio: contenidos de pago vs gratuitos

Elegir entre dos modelos de negocio distintos: hacer páginas gratuitas, que se rentabilizarían con Adsense, o hacer contenidos de pago, que se venderían en PDF o Vídeo. 15/1/09 - Hemos recibido una consulta sobre modelos de negocio para proyectos web. Sixto Monteagudo, el usuario que nos hace la cuestión quiere decidir entre montar un proyecto basado en la publicidad o la venta de un contenido, como puede ser un libro electrónico. La consulta nos ha parecido interesante para abordar por medio de un artículo y así dar nuestra visión personal, según nuestra experiencia, de modo que sirva para todos los lectores de DesarrolloWeb.com. Primero vamos a mostrar el planteamiento de la duda de Sixto, que básicamente contrapone dos modelos de negocio distintos, aparte de realizar alguna otra cuestión sobre otros temas relacionados con Adsense.

Duda sobre modelos de negocio

[...] Estoy en condiciones de atreverme a abordar mi primer proyecto Web y tengo grandes dudas que quiero plantearte, para recabar tu consejo experto. Mi proyecto es vender de alguna manera mis conocimientos sobre un determinado tema. Una opción sería hacer UNA SOLA PÁGINA potente que invite a suscribirse a un response para ir recibiendo información durante 4 o 5 días y el último día, después de haber creado el suficiente interés, ofrecer el acceso a un vídeo de demostración o a un libro electrónico en PDF, previo pago de un determinado importe. Hay me surge una primera duda por el vídeo. ¿Puede estar alojado en youtube de manera oculta al resto de usuarios de youtube y cuando el usuario pague poder descargarlo, o me veo en la obligación de tenerlo alojado en mi servidor de hosting? Lo digo por si necesito un alojamiento costoso por el peso del archivo de vídeo. La segunda duda tiene relación con Adsense. El proyecto puedo enfocarlo de la manera anterior o hacer una web con MUCHAS MÁS PÁGINAS donde revelo todo lo que he metido en el vídeo o libro electrónico. La toma de acción para la venta la enfocaría de otra manera y la pondría en cada página. Aquí tendría 8 O 10 PÁGINAS CON MUCHO CONTENIDO que podría explotar con Adsense. He tenido contacto con una web que me vende por 78 $US un libro escrito en castellano por Joel Comm. "Lo que Google no ha explicado sobre como ganar dinero con adsense" ¿es cierto que merece la pena comprar este libro y que siguiendo sus consejos se pueden tener ingresos de 6.000 ó 12.000 euros o dólares al mes como cide Joel en la propaganda ? Es que si se puede ganar tanto con adsense igual busco el dinero por ahí y DOY MUCHO CONTENIDO para ser bien posicionado en Google y ganar con adsense y me olvido de la primera idea. Espero no haberte liado demasiado

La respuesta: sobre hacer contenidos de pago, o gratuitos y ganar dinero con la publicidad

Lo cierto es que tu planteamiento es interesante, al menos la parte en la que te preguntas sobre cuál de los dos tipos de negocio abordar, por lo que entiendo de tu mensaje: crear contenidos de pago o brindarlos de forma gratuita. Son dos cosas opuestas, una de ellas enfocada a la venta de un material y otra a la creación de un sitio para intentar rentabilizarlo con Adsense. Primero habría que decir que, dependiendo del tipo de contenido que tengas pensado crear, puede ser más adecuada una posibilidad u otra. Tienes que pensar detenidamente si puedes aportar algo de suficiente valor y utilidad, ya sea un producto o un servicio, para que merezca la pena pagarlo. No comentas qué tema estarías pensando en abordar, pero te sugiero que pienses sobre ese punto y decidas en función del interés que podría suscitar, si sería suficiente para que las personas lo compren o lo tengan gratuitamente. De todos modos, sin pensar en un tipo de contenido determinado, está bien plantearse qué tipo de negocio crear, o mejor dicho, en qué vamos a basar la obtención de ingresos de un proyecto. De entre los dos modelos que propones, y suponiendo en ambos casos que consigues hacer algo lo suficientemente interesante, para mi, una diferencia fundamental es tiempo en que vas a tardar en obtener ingresos. Con un proyecto, para rentabilizarlo con Adsense, te va a llevar mucho tiempo en obtener las visitas necesarias para ganar dinero, tendrás que meter muchas más páginas (pero q muchas más... 8 ó 10 páginas no serán suficientes, más bien multiplica por 10 o por 100, o incluso por 1.000 esa cantidad) y obtener un buen posicionamiento en buscadores. Todo esto llevará su tiempo, porque supongo tendrás que crear un sitio web desde cero, buscar enlaces de intercambio en páginas o procurar que determinadas webs hablen de ti, para que te pongan enlaces. Google empezará a mostrar tu página entre los resultados a los pocos meses y quizás en unos pocos meses más comiences a estar medianamente bien posicionado para sólo unas pocas palabras clave. Digamos que la idea de rentabilizar con Adsense es perfectamente posible, pero debes pensar en ello como una inversión de futuro y tener interés en publicar contenidos constantemente, para que tu página tenga movimiento, diaria o como mínimo semanalmente. Yo te diría de comenzar en este modelo de negocio si de verdad eres un entusiasta en la materia y deseas ofrecer a otras personas contenidos valiosos, originales, etc. pero sabiendo que en principio no vas a obtener mucha respuesta. De modo que, para no desanimarte a los pocos meses, deberías tener un planteamiento más filantrópico que comercial. Con el tiempo está claro que obtendrás beneficios de los contenidos que disponibilices. Ahora bien, piensa en los beneficios como un extra y no como un medio de vida, al menos durante los primeros años. Y ten en cuenta que no sólo de Adsense vive una página web, a no ser que tenga un tráfico enorme. Intentar vender un libro te reportará ingresos más directamente. Sólo tendrías que tener un producto que merezca la pena y ponerte en contacto con páginas relacionadas para que lo vendan o lo ofrezcan a sus usuarios, igual que hacen otras personas con DesarrolloWeb.com (si el contenido fuera enfocado a desarrolladores de páginas web), como has podido ver con algunos productos, como el propio libro de Joel que comentas. Si tu contenido está enfocado para otro público, entonces tendrás que ver otro tipo de páginas con alto tráfico que quieran venderlo, siempre a cambio de una comisión que les ofrezcas. Claro que hacer algo que merezca la pena para que las personas lo compren también te llevará tiempo y mucho esfuerzo. Pero una vez realizado podrás rentabilizarlo en pocos días. Pero claro que tendrás que ser mucho más exhaustivo que si publicases los materiales en una página web, de acceso gratuito, para obtener ingresos con publicidad. Lo del Youtube te lo desaconsejo (vender un vídeo que has colgado en Youtube), puesto que si estás vendiendo por unos vídeos lo ideal es que ofrezcas una versión en alta calidad, con una definición elevada y unas características por las cuales merezca la pena pagar por el vídeo. Aunque esta plataforma sí permita hacer vídeos privados, Youtube y otras páginas similares, por el momento no permiten subir vídeos con calidad que sería deseable para un vídeo de pago. Otra razón es que a menudo las redes sociales de vídeos tienen límites en la duración de los mismos. Por ejemplo Youtube no permite duraciones superiores a 10 minutos, lo que se me antoja extremadamente corto para organizar un material de pago. Para lo que a mi se me ocurre que te podría venir bien Youtube es para disponibilizar a los usuarios que se interesen introducciones a tus contenidos, con los que llamar la atención sobre el producto que estás vendiendo. Vídeos que se puedan ver en cualquier momento, pero sólo das la URL a los usuarios para reproducirlos el día que te interese de cara a las ventas. Que otros usuarios, o los mismos que se han interesado a través de tu web, lo puedan ver antes no tiene problema, porque siempre puedes poner en el vídeo enlaces a URLs donde explicas más sobre el producto y animas a la compra. Así que ese vídeo puede ser una fuerza de ventas adicional y estando en abierto, puede que otras personas accedan a él y se interesen por tu producto, desde sitios web como Youtube u otras redes sociales. Sobre el libro de Joel, que comenté en su día en DesarrolloWeb.com, te diré que me fue de mucha utilidad. En pocas semanas conseguimos optimizar los resultados bastante. Lo cierto, y creo que lo había comentado ya por algún sitio, es que sólo leí la primera mitad del libro y no lo acabé, pero la información que leí hasta ese punto hoy ya está disponible en algunas otras páginas en abierto, creadas por otros autores. Por ejemplo, en el propio blog de Adsense ya ofrecen bastantes técnicas de optimización de las que comenta Joel. Debería retomar ese libro para saber cómo seguir optimizando Adsense... De cualquier modo, piensa que con Adsense ganas por cada clic de usuario. Con un ratio de conversión de un 10% de páginas vistas en clics (que es un estupendo porcentaje) tendrías que obtener por ejemplo 1.000 páginas vistas por día para obtener 100 clics. El precio por clic depende del tipo de anunciantes que capte tu sitio, pero si obtuvieses, por poner un ejemplo, 5 céntimos de dólar de media por clic, obtendrías 5 dólares al día. Si vendes un libro u otro producto, pongamos a 50 dólares (hablo en dólares, aunque nuestra moneda sea el euro, para cuadrarlo con los ingresos de Adsense que son en esa moneda), descontando comisiones de los sitios donde lo promociones, pongamos que ganes 35 dólares por libro. Entonces tendrías que vender un libro por semana para equipararlo. Pero recuerda que la venta del libro puede comenzar apenas una semana después que lo tengas listo y obtener una cantidad de tráfico para obtener ingresos con Adsense puede tardar varios meses más. Quizás existan otros parámetros a tener en cuenta para decidirse en optar por un modelo de negocio u otro. Por ejemplo, la posibilidad de acceder a anunciantes con un determinado tema, o la de conseguir compradores de un producto dado, la fluctuación de la publicidad o las ventas en tiempos de crisis, como el momento de escribir estas notas. También puede tener peso la facilidad de crear un sitio web que sólo ofrezca contenidos y la de crear un sitio web orientado a la venta. Espero que los lectores de este artículo puedan dar su opinión para enriquecer esta respuesta, comentando el artículo, y así aprender un poco más todos sobre los pros y contras de estas dos posibilidades de enfocar proyectos para la web.